VÍDEOS MARCHA ATLÉTICA - Resumen Cto. España de Marcha El Hierro 4-3-2017 (por Macaronesia Sport)  

   

AEMA con #marchaespaña  

aemarcha Clasificaciones actualizadas VIII Challenge AEMA #marchaespaña https://t.co/QtXPWWFm9F
Joan_pelayo con un espectador de excepción #marchaespaña https://t.co/T5HNyCZmj9
Joan_pelayo Bonito cartel para el campeonato de 20 km #marchaespaña https://t.co/Yb7g6iLSRh
aemarcha Información de la prueba de #marchaespaña en Mérida: horarios, circuito, webs, presentación de Juan Méndez, inscrip… https://t.co/ccwNGUKKJc
camano80 Placer indescriptible el practicar la #MarchaEspaña por las calles de #Málaga en su @mediamaratonmlg 🏃🏻🔝 https://t.co/P53nrN26uy
LuisMaroto63 RT @aemarcha: ¡¡¡ 13 nuevas medallas para la marcha española en Daegu !!! #marchaespaña https://t.co/sY8WMQEijr https://t.co/KKUjUM0Eu5
   

ARCHIVO  

Powered by mod LCA
   

OFERTA SUSCRIPCIONES  

PARA LOS NUEVOS SOCIOS QUE SE DEN DE ALTA

Si te asocias a AEMA recibirás la

CAMISETA TÉCNICA Y

GORRA OFICIAL DE AEMA

 

 

y el DVD

"MEJORES MOMENTOS DE
LA MARCHA ESPAÑOLA Y
MUNDIAL (1968-2008)"

DVD de Marcha oferta de AEMA para nuevos socios

   

COLABORADORES DE AEMA  

   

- ESPAÑOLA REALIZA EL MARATÓN DE BERLÍN MARCHANDO (Noticias de los Socios)

Detalles
Los socios de AEMA siguen demostrando que es posible llevar a cabo grandes retos con dedicación, constancia y con una afición muy especial a la marcha atlética. Éste es el ejemplo de Sandra Castellano, que con escasos dos años de contacto con nuestro deporte, ha logrado acabar el maratón de Berlín marchando en 5h45'. A continuación se podrá leer la crónica de sus vivencias, de una forma muy ilustrativa y amena. Adjuntamos también un vídeo en donde podremos ver a Sandra  en una zona con adoquines.
 
 
 
 
 

He llegado ¡Por fin he llegado!

 Los 7 últimos kilómetros se hicieron muy duros por el calor tan fuerte e inesperado a  finales de septiembre en Berlín del 2009

Era tanto el calor, que  cada cinco kilómetros había un camión de bomberos dispersando una lluvia  generosa  para que nos ducháramos. En cuanto a los vasos de agua, al té o a los isotónicos que iban distribuyéndote, nada de beberlos precipitadamente. Había que cogerlos de 2 en 2, parando, con la conciencia clara de que si no los bebías hasta el final  te ibas a deshidratar.

Esto hizo sin duda que apretáramos menos de lo que hubiéramos querido o debido.

En mi caso,  fui al 80%, salvo  los 2  últimos kilómetros que hice  rapidísimo después de engullir un plátano.

Y es que en ese tramo,  por fin guardé  la cámara. Me olvidé  de grabar  nada ni a nadie. (Cosa que había estado haciendo  durante todo el recorrido por eso de tener recuerdos de la familia de marchadores de todos los países y de la ciudad).

 En esos 2 últimos kilómetros fui  zumbando.

Me piqué porque el público después de tantas horas de pie animando, estaba enloquecido. Un público en trance, incluidos algunos corredores que ya  habían  llegado animando a los que nos dirigíamos a la meta.  Algo  inaudito por nuestras tierras. Una lluvia de matracas, de bandas de música, de gritos con tu nombre.

Sandra, Sandra good!“,    “Sandra, well done”!

Y tú pensabas: “¿Pero esto qué es, de qué va“?  “¿Cómo saben mi nombre?”

Entonces  te acordabas que llevabas el dorsal WF8 naranja (el color para los marchadores) en el que se leía perfectamente cómo te llamabas. Y entonces, por  muy mediocre que fueras, como  el público  hacía la ola a los primeros marchadores que llegábamos, sentías que tenías que estar a la altura  de tanto alabo inmerecido, aunque sólo fueran 15 minutos.

Hice  5:45. Un tiempo generoso, por calificarlo de alguna manera.

Mi única suerte fue que yo  pude pagarme ese viaje. Pensaba con  algo de mala conciencia, en lo buenos que son algunos marchadores de mi asociación de AEMA que no estaban ahí, cuando en realidad esos aplausos se lo merecían ellos. Y pensaba también  en los tiempos magníficos que ellos hubieran hecho en ese maratón. Un circuito para hacer un marcón: prácticamente plano y muy variado: Una visita exhaustiva de Berlín.

. Pasamos por calles impersonales  anchas y simétricas con edificios modernos. Desfilamos  por calles luminosas  con edificios antiguos, museos y galerías. Pasamos por el barrio turco más angosto con sus olores y sus coloridos peculiares. Recorrimos  el barrio hippy intelectual con sus graffiti y sus gentes de los sesenta. Anduvimos  calles  estrechas, curvadas,  con  iglesias escondidas en bosquecillos, oyendo como retintineaban las campanas. Nos alegró adentrarnos  por ese  barrio tan típico de casas de madera  alineadas, todas iguales,  pequeñas, pintadas de verde como las hojas  y de amarillo pálido. Pasamos bajo vías férreas y puentes con farolas donde los niños  te tendían la mano para darte la palmada y trasmitirte fuerza. Nos interpelaban  las bandas de folk o de samba, las bailadoras estilo bogó, el espectáculo de capoeira y hasta algunos exhibicionistas con atuendos estrambóticos.  Todo esto  te hacía olvidar   las montañas de vasos vacíos que se acumulaban  debajo de tus pies tal copos de nieve, por mucho que se apresuraran en barrerlos  innumerables voluntarios. Los vasos de los participantes en el maratón de Berlín 2009: 43000, de los cuales 130 marchadores.

Luego, ibas pasando no sin algo de satisfacción a todos aquellos corredores que habían salido demasiado rápido, habían pinchado o a aquellos otros que no estaban suficientemente preparados. Y es que al maratón hay que tenerle respeto porque 42 Km. y pico no son para improvisar aunque sea marchando. Lo principal era  apretar en el último tramo, ir con el mejor estilo que aprendí de vosotros, observando cómo lo hacíais  en las pruebas en las que estuve de espectadora. En el kilómetro 30 me sentía bien, no iba cansada. Hubiera podido ir mucho más veloz, pero me frenaba  ver a tantos corredores tocados que iban mucho más despacio que yo. Observaba los puestos de masajistas abarrotados  y las  ambulancias  prestando servicio. Y llegó el muro para muchos, esos 7 últimos kilómetros, en que sólo deseas llegar sin importarte otra cosa que llegar a meta.

Era el tramo más bonito del recorrido pero sólo guardo memoria de la avenida, de la famosa Puerta de Brandeburgo por los  que me enteré posteriormente, habían pasado

En poco más de 2 horas corriendo de forma supersónica  Gebreselassie y Atsede Habtamu Besuye .

Y en la que los dos primeros marchadores fueron Drews, Cornelio (GER) con 5h10’33” y Nadalipour, Ghassem (IRI) con 4ho4’12”.

 Obviamente, con el tiempo que hice yo, no noté cansancio, agujetas ni dolor. Esta mañana, he estado entrenando  por si se me olvidara cómo marchar.

 Ir a Berlín ha  sido  toda una experiencia.

 Valió la pena por el maratón pero también porque pude recorrer en bici otra parte de la ciudad , visitar  el extraordinario museo de los Surrealistas y presenciar el mini maratón para niños y patinadores, emocionantes ambos.  Fue un día antes del maratón de Berlín para corredores y marchadores. Un  día de verano a pesar de estar a finales de septiembre 2009 en Berlín.

 

 


 

   
   
Spanish English French German Italian Portuguese
   
   

AEMA en Facebook  

   

WEBS DE LOS SOCIOS  

  • Blog de Alberto Pallarés
  • Blog de José Cámara Cámara
  • Web de Álvaro Martín Uriol
  • Blog de Andrés Marín Lebrero
  • Blog de Pepe Fernández
  • Blog de David Cervelló
  • Blog de Adrián Carballo - La isleta Sports
  • Vídeos de David Mateos Redondo
  • Blog de Bernardo José Mora - Correr es de Cobardes
  • Kiko Rodríguez y sus Historias
  • Vídeos de técnica, fuerza y movilidad - J.A. Quintana
  • Web de Josep Orriols
  • Blog de Alejandro Ruisánchez
   

Calendario AEMA  

loader
   

Próximos eventos  

No se han encontrado eventos
   

RSS 2.0  

   

Utilizamos cookies propias para mejorar y analizar el uso de este sitio web. Política de Privacidad.

Si continúa con la nevagación, entendemos que acepta las cookies de este sitio.